martes, 13 de octubre de 2009

Aseo en los oidos:

Los oidos se limpian con hisopos, que son unos palillos en cuyos extremos hay dos copitos de algodón. Hay que cuidar de no introducirlos mucho porque pueden lesionar el tímpano,con esto se elimina el cerumen. Aunque los médicos también recomiendan usar gotas(con estas gotas colocadas en el oido,se sale el cerumen y no se produce ninguna acción dañina para con el oido).