martes, 13 de octubre de 2009

Aseo en las partes genitales:


En el hombre incircunciso, especialmente durante la ducha, es necesario que retire el prepucio, deje al descubierto el glande y limpie bien, sobre todo el espacio balanoprepucial. Muchos acostumbran afeitarse el vello púbico. En el caso de la mujer es necesario tener más cuidado aseando los genitales, algunos ginecólogos expertos sostienen que sólo debe usarse agua para asear el exterior de los genitales, ya que sustancias como el jabón podrían alterar el ph del interior de la vagina y causar infecciones, aunque también existen diversos productos en el mercado destinados al aseo femenino. En la cultura occidental es común que se considere higiénico el rasurar el vello púbico femenino, pero en relidad el vello ayuda a la ventilación y la salud de el área genital femenina.